La Columna de Fígaro: ¿Qué me quieres, amor?, de Manuel Rivas

La inocencia, la humildad, la difícil adolescencia, la madurez, la competitividad, la rivalidad y el odio. Ciclo de vida actual, el cual puede recorrerse con detalle en la obra de Manuel Rivas ¿Qué me quieres, amor?.

Escritor y periodista español, convierte su obra, particularmente uno de sus cortos relatos “La lengua de las mariposas” en algo más que un texto, vivencias reales presentes en la vida de muchas personas, lectores que sin duda alguna revivieron sin pretenderlo momentos difíciles, crueles o simplemente momentos de su vida.

Los niños serían el comienzo de este ciclo, y con ellos la inocencia, la sencillez, la humildad. Es normal, pues, que este niño y protagonista de “La lengua de las mariposas” no entendiese por qué su profesor era detenido por tener una ideología diferente a los mandamases. No lograba comprender  tampoco la actitud hipócrita de su propio padre, insultando hoy, las ideas que ayer defendía. Y menos aún, por qué debía gritar a una persona que era mucho más que un maestro para él.  Pero aquí se desata la inocencia de los niños, el verdadero querer. No le grita a su profesor cualquier cosa, le grita todo lo que con él aprendió. Y es que realmente sólo los niños saben agradecer lo que reciben. Al paso que crecen, van gritándole a la vida todo lo que aprenden de ella a su paso, siendo cada vez menos, palabras de agradecimiento.

Manuel Rivas

En la adolescencia se experimenta un gran cambio que en ocasiones desemboca en rebeldía. Pasamos de una actitud dependiente a otra totalmente contraria. No queremos o simplemente no podemos ver las consecuencias de nuestros actos, lo que ellos desembocan. Esta situación se ve plenamente reflejada en “Solo por ahí”, en la que nos cuenta la típica salida nocturna, la tardanza del joven y la sufrida espera por parte de los padres. Es fácil para cualquier adolescente adentrarse completamente en el relato, y entonces comprender ese padecimiento que consideramos absurdo.

Llegaríamos por tanto a la etapa adulta, en la cual ya tenemos conocimientos suficientes para ser verdaderos hipócritas y dar paso a nuestro esplendor. No existen los valores, eso está pasado de moda. La rivalidad, la competitividad… es lo que triunfa hoy en día. Podemos ver este tema en “Dibujos animados”, título claramente irónico de la historia que narra la extremada rivalidad entre dos amantes, realizadores del mismo trabajo, acabando con la muerte de uno de ellos. Es una exageración de la realidad, pero estoy segura que si los valores actuales continúan siendo los mismos, la noticia pasará de un libro de lectura, a uno de los titulares de nuestros periódicos.

Manuel Rivas finaliza el libro con “La llegada de la sabiduría con el tiempo”. Relato que gira en torno a un poema de W. B. Yeats:

Aunque las hojas sean muchas, la raíz es sólo una.
A través de los mentirosos días de mi juventud
mecí al sol mis hojas y mis flores.
Ahora puedo marchitarme en la verdad.

Con este fragmento, finalizaría todo el ciclo, quedando cerrado de nuevo, el círculo de la vida.

Antonia Belén Pérez Guirado. 1º BC 

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: La columna de Fígaro, Lecturas Los Cantos, Reflexiones

Autor:Estudiantes

Estudiantes de Bullas y San Javier

Síguenos en...

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: