El señor de las moscas. William Golding

Por Francisco Fernández Fernández. 1º AC

William Gerald Golding, más conocido como William Golding (19 de Septiembre de 1911 – 19 de Junio de 1993). Procedente de Reino Unido (Newquay), fue un gran novelista y poeta británico.

Fue galardonado con el Premio Nobel de literatura en 1983, donde el jurado lo comparó con Herman Melville con la siguiente frase:

«Las novelas e historias de William Golding no son sólo sombrías enseñanzas morales u oscuros mitos sobre el mal y las fuerzas de traición y destrucción. También son relatos llenos de aventuras y color que pueden ser disfrutados como tales, por su alegre narrativa, inventiva y emoción. Sus obras, con la perspicacia de la narrativa realista, y la diversidad y universalidad del mito, iluminan la condición humana del mundo actual»

Su novela más famosa y por la que es más conocido es la de El señor de las moscas, donde narra hasta qué punto puede llegar el ser humano (incluso en su infancia) en situaciones límites, como puede ser (y es el caso de dicha novela) estar perdido en una isla desierta. Publicada en 1954 y considerada un clásico de la literatura inglesa de posguerra, no puede faltar su lectura en las aulas de enseñanza de toda Inglaterra.

La historia comienza con el derribo de un avión de colegiales a causa de una fuerte tormenta. Naufragando así la tripulación que sobrevive (tan sólo niños) en una pequeña isla desierta alejada de la mano de Dios.

William Golding

Ralph, uno de los chicos de más edad en la isla, encuentra, con la ayuda de Piggy, una caracola en el fondo de una pequeña charca y decide hacerla sonar (a petición de Piggy) para que se reúnan todos los supervivientes del accidente en la playa de la isla.

Atraídos todos por el descomunal ruido que despedía la caracola al ser soplada por Ralph, aparecen en poco tiempo en la playa todos los chicos que en la isla se encontraban. Y deciden, por medio de una asamblea, hacer jefe del grupo a Ralph. Dejando así como segundo al mando al otro candidato a jefe, Jack Merridew (también uno de los chicos de mayor edad en la isla).

Elegido Ralph como jefe, éste convoca otra asamblea, donde  se decidirán una serie de reglas básicas, como la de encender una hoguera para que los barcos la divisen desde el mar y los rescaten, conceder el turno de palabra en las asambleas a quien tenga la caracola en manos y asignar una serie de tareas, como la caza y la construcción de refugios para resguardarse del mal tiempo.

Después de varios días, Jack, obsesionado con la idea de cazar a un cerdo y así cambiar la dieta del grupo de tanta fruta por la de carne, convoca, además del coro (cuya tarea era cazar), a los demás chicos encargados de mantener el fuego encendido. Pese a que consigue su propósito y dan caza a un lechón, pierden también una oportunidad de lujo para ser rescatados, ya que un barco pasó por los alrededores de la isla mientras la hoguera permanecía apagada debido al descuido que causó la caza del cerdo.

Todo este cúmulo de factores hace que los niños se vayan metamorfoseando (por llamarlo de alguna manera) en salvajes desprovistos de toda razón y movidos por la sed de violencia incentivada por Jack Merridew.

El señor de las moscas sigue como antecedente a la realizada por Julio Verne años atrás, Dos años de vacaciones.

Esta novela es adaptada al cine en dos ocasiones; una de las películas es la dirigida en el año 1963 por Peter Brook, cine en blanco y negro. Y la otra es en 1990 dirigida por Harry Hook, película en color.

También es cogida por Matt Groening para realizar uno de los capítulos de su serie, Los Simpsons. El episodio en que se hace una pequeña parodia de la novela es El Autobús (temporada 9, episodio 14).

Además de todo esto, también tiene una pequeña y discreta repercusión en el mundo de la música. Cuando el grupo inglés Iron Maiden, tomando la novela como inspiración, sacan en su disco The X factor la canción Lord of the Flies.

Concluyo diciendo que la novela es una de las mejores que he leído, no sólo por su extensa y emocionante acción, sino, también, por el simbolismo oculto que guarda esta novela con las formas de organización políticas. Además tiene unas descripciones detalladas y unos personajes con unas variantes muy diferentes.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: La columna de Fígaro

Autor:David López Sandoval

Profesor del IES Los Cantos

Síguenos en...

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: