“Aranmanoth”. Ana María Matute

Por Mariqueta Moreno Sánchez. 4º A

-He aprendido mucho de ti -dijo un día Windumanoth. Creo que casi soy tan sabia como tú. Pero hay algo que me preocupa. Dime: ¿qué ocurrirá cuando el Señor de Lines, mi esposo, regrese de la guerra?

-No lo sé. Cuanto más creo saber, más ignorante me siento.

-Pero tú y yo no nos vamos a separar nunca, ¿verdad?

Windumanoth miraba atentamente los ojos de Aranmanoth, como si en ellos no solo estuvieran escondidas las respuestas a sus preguntas, sino también la calma y el consuelo que solo él podía ofrecerle.

Entonces Aranmanoth dijo:

-No nos separaremos nunca. Siempre seremos nosotros dos.

-Sí -contestó Windumanoth-. Nosotros dos.

Y todo cuanto les rodeaba y estaba en ellos era ellos dos.

 

Sin duda alguna, si hubiera sido la autora de la contraportada de esta obra, no habría elegido otro fragmento que éste. Es posible que al leerlo no os haya sugerido nada, o posiblemente sí, pero al menos por mi parte es uno de los fragmentos más preciosos que he podido leer en este libro. Muchos así podréis encontrar si decidís tomar las páginas de esta trepidante novela, fragmentos y capítulos enteros que esconden una esencia interna. Una esencia especial que te hace viajar hasta los recovecos más desconocidos de tu pensamiento. Darte cuenta y pensar, ¡Dios!, pero si esto es verdad… Sentir que tu cerebro acostumbrado a pensar y descifrar la matemática más pura escapa por unos momentos a reflexionar y darse cuenta de ciertas cosas.

Barcelona, 1925

No voy a negar que, en ocasiones, alguna lágrima escapó de su aposento leyendo estas páginas que encierran esa magia especial, sobre todo a ojos de Windumanoth. Quizá haya sido, en parte, a causa de entrometerme en la historia y pensar, cuando me disponía a leer el libro, “Venga, ahora toca cambiar de mundo, aunque solo sea por unas horas…”

He de afirmar también, mi descontento con el desenlace de la historia ya que cuando lees el libro y giras en torno a ese mundo de ingenuidad (bendita ingenuidad), no esperas menos que un final abierto, abierto pero feliz. Quizá el colofón de la historia nos hace ver que algo tan perfecto no existe y que, si existiese, no es gratis. Por eso os animo a leer esta obra, para que, al igual que yo, os sintáis por momentos fuera de este mundo y viajéis por unos instantes en vuestras largas noches de estudiantes a una historia que apenas se cuenta en doscientas páginas pero que residirá en vuestros corazones  el resto de vuestra vida.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: La columna de Fígaro

Autor:David López Sandoval

Profesor del IES Los Cantos

Síguenos en...

4 comentarios en ““Aranmanoth”. Ana María Matute”

  1. Fernanda
    1 marzo, 2011 a 16:07 #

    Hola, soy chilena y este libro es mi favorito, leí un fragmento a los dieciséis años en un texto de enseñanza media y de ahí no paré de buscarlo hasta que a los diecinueve lo pude encontrar. Me gusta ese fragmento y al menos nos queda el consuelo de que Aranmanoth y Windumanoth se quedaron juntos en la otra vida y su amor fue para siempre.

  2. 2 marzo, 2011 a 10:23 #

    Bienvenida, Fernanda. Tanto Mariqueta como un servidor compartimos contigo esta especie de “aranmanothmanía”. Si te gustaron la atmósfera que recrea y su argumento, te aconsejo que te atrevas con “Olvidado Rey Gudú”, tal vez la obra maestra de Matute.

    Un saludo.

  3. Mariqueta
    4 marzo, 2011 a 14:49 #

    Hola, Fernanda. Veo que ambas compartimos cierta admiración hacia este libro. Son muchísimos los fragmentos de esta obra en los que Matute te hace ver tantas cosas en algo aparentemente tan sencillo que, sin duda, en mi caso, me ha hecho ver la gran esencia que esconden las cosas pequeñas. A pesar del inquietante final de la obra, sí, su amor siempre será para siempre.
    Un saludo desde la otra punta de este nuestro mundo 🙂

  4. Fernanda
    2 abril, 2011 a 18:33 #

    Hola, David, hola, Mariqueta, me alegro de haber compartido mi opinión con ustedes, los dos son muy amables al decir esas palabras. Y sí, he leído “Olvidado Rey Gudú” en vacaciones y me gustó mucho, en especial la historia de Ondina, Predilecto y Tontina, también lo recomiendo a otras personas, ellos se ganaron un lugar en mi corazón, así como Windumanoth y Aranmanoth.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: