El hombre que mató a Liberty Valance. 1962

Por José Luis Vila Marín, profesor de Ciencias Naturales.

“Liberty Valance es el hombre más duro al sur del Picketway… después de mí”, no es Clint Eastwood, es John Wayne aconsejando a James Stewart. Y si, es una película del Oeste. El miércoles 24 de noviembre, el Cineclub La Zona proyecta El hombre que mató a Liberty Valance (The man who shot Liberty Valance), una obra maestra cinematográfica y no es un farol.

John Ford

La película la rodó en 1962 John Ford y con esto debería haber quedado dicho todo y fin de la crónica. John Ford es uno de los mejores directores de la historia del cine, y tampoco es otra vacilada. “Me llamo John Ford y hago películas del Oeste”, así se definió una vez. Ford dirigió más de cien películas a lo largo de su carrera, la mayoría wéstern. Muchas de ellas son auténticas obras maestras (Las uvas de la ira, El hombre tranquilo, La diligencia, Centauros del desierto, Pasión de los fuertes, Dos cabalgan juntos, Misión de audaces, La legión invencible) que merecerían ser proyectadas eternamente.

Los actores: el estelar John Wayne, que actúa en muchas de los films de Ford y que es el arquetipo del vaquero, del pistolero siempre serio, honesto; el grandísimo James Stewart (Vértigo, El hombre que sabía demasiado, Que bello es vivir), el hombre que podría ser nuestro vecino, el que las madres quisieran que se casara con sus hijas y que se come la pantalla; la guapa Vera Miles (Psicosis, Centauros del desierto), la chica disputada por los buenos(“…qué guapa te pones cuando te enfadas…”); Lee Marvin (La leyenda de la ciudad sin nombre, Los doce del patíbulo) que siempre clava su papel de tipo duro. Y los secundarios, majestuosos, habituales en las películas de Ford.

El hombre que mató a Liberty Valance es un wéstern, uno de los mejores que jamás se haya rodado. Pero es un wéstern extraño. No es la típica película con los vaqueros buenos, los indios malos y el Séptimo de Caballería cargando a toque de corneta. No, Ford ya había hecho esas películas y muy bien hechas. Esta es diferente. Es su testamento cinematográfico. Él, que amó las películas del Oeste, se despide de este tipo de cine con un wéstern crepuscular, con una película que refleja el final de una época y el comienzo de otra: el final de la frontera, de la ley del más fuerte, de cuando la justicia o la injusticia se imponía a tiros, y la llegada de la civilización, de la ley y el orden, del tren, fijaos en la primera y en la última escena: puros símbolos. En El hombre que mató a Liberty Valance chocan esos dos mundos. El mundo de los pistoleros Liberty Valance (Lee Marvin) de malo y  Tom Doniphon (John Wayne) de bueno, con el mundo naciente y civilizado del abogado Ramsom Stoddard (James Stewart) que llega a la ciudad.

 

John Wayne y James Stewart en una imagen de la película

Es un western lleno de emociones, intriga y sorpresa, con los toques casi cómicos del mejor John Ford y con un duelo final que destroza todos los tópicos del cine del Oeste. La historia que se narra es sólida, contada con un gran ritmo narrativo, muy natural, sin énfasis, para nada alambicada o artificial. Es, en definitiva, una película brillante, que hay que ver sí o sí. Y hay que verla también por la flor del cactus, la más bella flor del Oeste.

“Esto es el Oeste y cuando los hechos se convierten en leyenda, no conviene imprimirlos”.

Ficha completa de la película

Día: miércoles, 24 de noviembre.

Hora: 16’30 horas.

Lugar: Salón de Actos.



Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Extraescolares Los Cantos

Autor:David López Sandoval

Profesor del IES Los Cantos

Síguenos en...

One Comment en “El hombre que mató a Liberty Valance. 1962”

  1. Anónim@
    13 febrero, 2011 a 22:46 #

    Película estadounidense adaptada a partir de un relato corto escrito por Dorothy Johnson, dirigida por John Ford y estrenada en 1962; “El Hombre que mató a Liberty Valance” es uno de los westerns imprescindibles para el estudio de la ciencia política.
    El trascurso de los hechos descritos en la película comienzan con la llegada del senador de los EE.UU. (Ransom Stoddard) y su esposa (Hallie) al, ahora, apacible pueblo de Shinbone para acudir a un funeral. Un periodista le pregunta al senador acerca de su relación con el difunto (Tom Doniphon), y es entonces cuando Stoddard narrará la historia que le hizo convertirse en senador de los EE.UU.
    Ransom Stoddard, un abogado idealista que cree firmemente en la ley y el orden, llega al pequeño pueblo de Shinbone tras haber sido asaltado por unos bandidos. Una vez en el pueblo es atendido por una mujer llamada Hallie, y conoce también a Tom Doniphon, con quien desarrollará una complicada amistad. Doniphon es un hombre de carácter muy diferente al suyo, que se enfrenta de otra manera a la vida. También aparece por el pueblo Liberty Valance, un forajido sin escrúpulos que tiene atemorizada a parte de la población, y uno de los que asaltó a Stoddard cuando llegaba a Shinbone. Liberty Valance considera a Stoddard una presa fácil y por ello se divierte tratando de humillarle, lo que en ocasiones provoca la reacción airada de Doniphon, quien sin embargo se abstiene de intervenir a petición del propio Stoddard que cree poder resolver las cosas a su manera pacífica mediante el uso y el cumplimiento de las leyes.
    Valance sigue hostigando sin descanso a Stoddard, lo que provoca que éste acabe aceptando un duelo a pistola. Stoddard siempre ha rehuido la violencia como manera de resolver los conflictos, y por ello no tiene ninguna habilidad manejando un arma. Cuando el tiroteo ocurre, Stoddard sale milagrosamente vencedor, con el consiguiente asombro de todos los habitantes y el suyo propio. Este acto lo convierte en “el hombre que mató a Liberty Valance”, un héroe, y más tarde le da la posibilidad de ascender en su carrera política. El joven abogado, no obstante, siente remordimiento por creerse un asesino. Es entonces cuando Doniphon le cuenta la verdad, que no fue él quién mató a Liberty Valance, sino el propio Doniphon, que estaba convencido de que Liberty Valance no fallaría y se escondió entre las sombras para dispararle en el momento decisivo. El gesto de Doniphon se revela así doble, ya que no sólo salvó la vida del joven abogado, sino que le cedió a él todo el mérito y el respeto de las gentes.
    Stoddard se casa con Hallie y llega a ser senador, mientras que Doniphon vive una vida en la sombra, sin reconocimiento, y todo ello irónicamente a causa de su acto de bondad.
    Ahora, una vez resumido el argumento de “El Hombre que mató a Liberty Valance”, podemos establecer dos regímenes políticos en Shinbone.
    El primero de ellos, y el que está presente debido a la actuación de Liberty Valance se asemejaría a una dictadura en la que Liberty Valance está por encima del resto de ciudadanos de Shinbone y reprime cualquier resistencia de la sociedad, violando así derechos humanos fundamentales.
    Por otro lado, Stoddard con su llegada a Shinbone pretende establecer en dicha localidad lo que en términos políticos se denominaría régimen democrático. Con ello los ciudadanos tendrían derecho a determinar quién les gobierna y a hacer responsables a sus gobernantes de las acciones que emprendan. Las democracias también hacen desaparecer esa figura autoritaria limitando su poder y garantizando ciertos derechos y libertades a sus ciudadanos.
    A lo largo de la película se pueden observar diferencias en el manejo de los conflictos por parte tanto de Liberty Valance como de Stoddard, diferencias idénticas a las establecidas entre dictadura y democracia.
    Liberty Valance, al igual que en un régimen dictatorial, se vale de su mejor arma (y nunca mejor dicho) para conseguir sus propósitos: la coerción. Ésta implica el uso de la fuerza o la amenaza de usarla. Mientras tanto, Stoddard, como si de una democracia se tratase, emplea la negociación a la hora de dirigirse al resto de habitantes de Shinbone. Stoddard persigue sus objetivos y maneja sus conflictos mediante la transacción directa o mediante formas indirectas de intercambio. La negociación suele conllevar compromisos y acuerdos; no excluye el ejercicio de la presión, pero como presume Stoddard es un proceso relativamente pacífico.
    En conclusión, la fuente de conflicto presente en Shinbone es el poder; el poder político que ejerce Liberty Valance: la dominación, y que no quiere perder, y el poder político que Stoddard quiere implantar en el pequeño pueblo: un poder basado en la influencia.
    Sin duda esta es una buena película para un estudiante que inicia por primera vez estudios en ciencia política ya que su protagonista personifica la propia definición de política: proceso por el que las comunidades persiguen objetivos colectivos y abordan sus conflictos en el marco de una estructura de reglas, procedimientos e instituciones, con el objetivo de alcanzar soluciones y adoptar decisiones aplicables por la autoridad estatal al conjunto de la sociedad.
    [CC.PP. UMU]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: